Budismo dios

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Yoga
En este momento estás viendo Budismo dios

Comentarios

Se han establecido analogías entre el budismo y el cristianismo, y es posible que el budismo haya influido en el cristianismo[1]. El emperador Ashoka de la India envió misioneros budistas a Siria, Egipto y Grecia a partir del año 250 a.C. y es posible que hayan contribuido a preparar la ética de Cristo[2]. [2] Otros han señalado las importantes diferencias entre las dos religiones, empezando por el lugar que ocupa el monoteísmo en el núcleo del cristianismo, y la orientación del budismo hacia el no teísmo (la falta de relevancia de la existencia de una deidad creadora), que va en contra de las enseñanzas sobre Dios en el cristianismo; y extendiéndose a la importancia de la gracia en el cristianismo frente al rechazo de la interferencia con el karma en el budismo Theravada, etc.[3][4][5].
Algunos de los primeros cristianos conocían el budismo, que se practicaba tanto en el imperio griego como en el romano en el periodo precristiano. La mayor parte de la erudición cristiana moderna ha rechazado cualquier base histórica para los viajes de Jesús a la India o al Tíbet y ha considerado los intentos de simbolismo paralelo como casos de paralelomanía que exageran las semejanzas[6][7][8][9] Sin embargo, en Oriente el sincretismo entre el cristianismo nestoriano y el budismo estuvo muy extendido a lo largo de la Ruta de la Seda en la Antigüedad y la Edad Media, y fue especialmente pronunciado en la Iglesia medieval de Oriente en China, como demuestran los Sutras de Jesús[10].

Nirvana

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Deidades budistas» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (mayo 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
El budismo incluye una amplia gama de seres divinos que son venerados en diversos contextos rituales y populares. Inicialmente incluían principalmente figuras indias como devas, asuras y yakshas, pero más tarde llegaron a incluir otros espíritus asiáticos y dioses locales (como los nats birmanos). Van desde budas iluminados hasta espíritus regionales adoptados por los budistas o practicados al margen de la religión. En particular, el budismo carece de una deidad creadora suprema.
En el budismo Theravada, bodhisatta es un término que se utiliza principalmente para referirse al Buda Sakyamuni antes de su despertar. También se cree comúnmente que el futuro Buda, Maitreya (pali: Metteya) reside actualmente en el Cielo de Tavatimsa, y esta figura es uno de los pocos bodhisattvas que ocupan un lugar destacado en el Theravada[2][3].

14º dalai lama

Los textos budistas también postulan que deidades mundanas como Mahabrahma son malinterpretadas como creadoras[7] La ontología budista sigue la doctrina del origen dependiente, según la cual todos los fenómenos surgen en dependencia de otros fenómenos, por lo que no puede reconocerse ni discernirse ningún motor primario inamovible. El Buda Gautama, en los primeros textos budistas, también afirma que no vio un comienzo único para el universo[8].
Durante el periodo medieval, filósofos budistas como Vasubandhu desarrollaron extensas refutaciones del creacionismo y del teísmo hindú. Por ello, algunos estudiosos modernos, como Matthew Kapstein, han descrito esta última etapa del budismo como antiteísta[5].
Sin embargo, a pesar de la tradición no teísta dominante en el budismo, algunos escritores como B. Alan Wallace han señalado que algunas doctrinas del budismo Vajrayana pueden considerarse similares a algunas doctrinas teístas de la creación[9].
Según el budista Richard Hayes, la literatura budista temprana de Nikaya trata la cuestión de la existencia de un dios creador «principalmente desde un punto de vista epistemológico o moral». En estos textos, el Buda no se presenta como un ateo que niega la existencia de un Dios, sino que se centra en las afirmaciones de otros maestros de que sus enseñanzas conducen al bien supremo[12].

Ver más

Los textos budistas también postulan que deidades mundanas como Mahabrahma son malinterpretadas como creadoras[7] La ontología budista sigue la doctrina del origen dependiente, según la cual todos los fenómenos surgen en dependencia de otros fenómenos, por lo que no puede reconocerse ni discernirse un motor primigenio inamovible. El Buda Gautama, en los primeros textos budistas, también afirma que no vio un comienzo único para el universo[8].
Durante el periodo medieval, filósofos budistas como Vasubandhu desarrollaron extensas refutaciones del creacionismo y del teísmo hindú. Por ello, algunos estudiosos modernos, como Matthew Kapstein, han descrito esta última etapa del budismo como antiteísta[5].
Sin embargo, a pesar de la tradición no teísta dominante en el budismo, algunos escritores como B. Alan Wallace han señalado que algunas doctrinas del budismo Vajrayana pueden considerarse similares a algunas doctrinas teístas de la creación[9].
Según el budista Richard Hayes, la literatura budista temprana de Nikaya trata la cuestión de la existencia de un dios creador «principalmente desde un punto de vista epistemológico o moral». En estos textos, el Buda no se presenta como un ateo que niega la existencia de un Dios, sino que se centra en las afirmaciones de otros maestros de que sus enseñanzas conducen al bien supremo[12].