Tara verde significado

En este momento estás viendo Tara verde significado

Beneficios del mantra de tara verde para el amor

Tara Verde, conocida como la Liberadora Veloz, representa el principio de la Compasión Activa en la tradición del Budismo Tibetano. Su nombre en tibetano es Drolma, la Madre que Rescata. Tara es su nombre en sánscrito. La vemos sentada en un loto que surge de un estanque, ya que se dice que (junto con Tara Blanca) surgió de las lágrimas de Avalokiteshvara, el Bodhisattva del amor y la compasión, cuando lloró por el sufrimiento del mundo.
Tara Verde está sentada en una postura de tranquilidad real, como una joven tranquila, radiante y sensual, vestida con una falda de seda fluida, una media blusa blanca y medias arco iris. Está elegantemente adornada con flores, oro y joyas, ya que su brillo y esplendor es el de la sabiduría, la compasión y la misericordia que trae al mundo. El rubí en el centro de su diadema representa su parentesco con Amitabha, el Buda de la Luz Infinita.
La piel de Tara es de color verde, ya que es el color asociado al viento, a la respiración, al prana y, por tanto, al movimiento y la actividad. Está sentada con la pierna izquierda doblada debajo de ella y la derecha extendida, porque se dice que siempre, siempre, está dispuesta a acudir rápida e inmediatamente en ayuda de cualquiera que la pida. La posición de sus piernas refleja también su integración de la contemplación y la acción.

Historia de tara verde

En la actualidad, Tara Verde y Tara Blanca son probablemente las representaciones más populares de Tara. Tara Verde (Khadiravani) suele asociarse a la protección contra el miedo y los ocho oscurecimientos siguientes: leones (= orgullo), elefantes salvajes (= ilusión/ignorancia), incendios (= odio e ira), serpientes (= celos), bandidos y ladrones (= opiniones erróneas, incluidas las fanáticas), esclavitud (= avaricia y tacañería), inundaciones (= deseo y apego) y espíritus malignos y demonios (= dudas ilusorias). Como una de las tres deidades de la larga vida, Tara Blanca (Saraswati) está asociada a la longevidad. Tara Blanca contrarresta la enfermedad y, por tanto, ayuda a conseguir una larga vida. Encarna la motivación que es la compasión y se dice que es tan blanca y radiante como la luna.
Según Miranda Shaw, «la maternidad es fundamental en la concepción de Tara»[14]. Sus títulos incluyen «madre amorosa», «madre suprema», «madre del mundo», «madre universal» y «madre de todos los budas»[15].
En el budismo tibetano, tiene 21 formas principales, cada una vinculada a un color y una energía determinados. Y cada una de ellas ofrece algún atributo femenino, de máximo beneficio para el aspirante espiritual que solicita su ayuda.

Tara amarilla

La Madre Tara, sinceramente y con una fuerte fe, nos protegerá de todos los obstáculos y cumplirá todos nuestros deseos. Dado que es un Buda de la sabiduría y que es una manifestación del elemento viento completamente purificado, Tara es capaz de ayudarnos muy rápidamente.
Tara es nuestra madre común, nuestra Santa Madre. Cuando somos jóvenes, acudimos a nuestra madre mundana en busca de ayuda. Ella nos protege de los peligros inmediatos, nos proporciona todas nuestras necesidades temporales y nos guía y anima en nuestro aprendizaje y desarrollo personal y espiritual.
Tara es una deidad de la meditación cuya práctica es utilizada por los practicantes de la rama tibetana del budismo Vajrayana para desarrollar ciertas cualidades internas y comprender las enseñanzas externas, internas y secretas sobre la compasión y la vacuidad. Tara puede entenderse más adecuadamente como diferentes aspectos de la misma cualidad, ya que los bodhisattvas se consideran a menudo metáforas de las virtudes budistas.
Tara Verde es una de las figuras más queridas del budismo tibetano. Como bodhisattva, ayuda a las personas a superar los problemas de la existencia terrenal y a avanzar hacia la iluminación. También protege a la gente de numerosos peligros mundanos. La expresión de amor en el rostro de la escultura encarna la compasión maternal de Tara.

Mantra de tara verde

En la actualidad, Tara Verde y Tara Blanca son probablemente las representaciones más populares de Tara. Tara Verde (Khadiravani) suele asociarse con la protección contra el miedo y los ocho oscurecimientos siguientes: leones (= orgullo), elefantes salvajes (= ilusión/ignorancia), fuegos (= odio e ira), serpientes (= celos), bandidos y ladrones (= puntos de vista erróneos, incluidos los fanáticos), esclavitud (= avaricia y tacañería), inundaciones (= deseo y apego) y espíritus malignos y demonios (= dudas ilusorias). Como una de las tres deidades de la larga vida, Tara Blanca (Saraswati) está asociada a la longevidad. Tara Blanca contrarresta la enfermedad y, por tanto, ayuda a conseguir una larga vida. Encarna la motivación que es la compasión y se dice que es tan blanca y radiante como la luna.
Según Miranda Shaw, «la maternidad es fundamental en la concepción de Tara»[14]. Sus títulos incluyen «madre amorosa», «madre suprema», «madre del mundo», «madre universal» y «madre de todos los budas»[15].
En el budismo tibetano, tiene 21 formas principales, cada una vinculada a un color y una energía determinados. Y cada una de ellas ofrece algún atributo femenino, de máximo beneficio para el aspirante espiritual que solicita su ayuda.