Mindfulness en el trabajo

En este momento estás viendo Mindfulness en el trabajo

Vivir plenamente la catástrofe

En la actualidad, más de la mitad de las grandes empresas ofrecen a sus empleados algún tipo de formación en mindfulness, un amplio conjunto de prácticas y técnicas centradas en aumentar la conciencia del aquí y el ahora. Pero una nueva investigación sugiere que estos programas no siempre mejoran el bienestar de las personas o su rendimiento laboral. En concreto, en el caso de los empleados cuyas funciones les obligan a actuar de forma poco auténtica (como los vendedores, los camareros o los representantes del servicio de atención al cliente, que a menudo tienen que sonreír durante las interacciones desagradables con los clientes), ser más conscientes de sus emociones en el momento puede tener un efecto negativo en su salud mental. Basándose en estos resultados, los autores ofrecen cuatro estrategias para ayudar a las organizaciones a implantar con éxito programas de mindfulness en el trabajo, limitando al mismo tiempo estos efectos secundarios negativos. En última instancia, los autores sostienen que la atención plena es una herramienta importante en la caja de herramientas de los directivos, pero no es una cura para todo, y debe aplicarse cuidadosamente para ser eficaz.
En las últimas décadas, el mindfulness se ha generalizado. Estar atento significa estar plenamente presente en el momento, y es una cualidad que puede mejorarse mediante un amplio conjunto de actividades que nos ayudan a centrarnos más intensamente en nuestros estados físicos y emocionales en el aquí y ahora. Las prácticas de atención plena, como la meditación, los ejercicios de respiración y otras técnicas, pueden aplicarse a cualquier cosa, desde la reducción del estrés y la ansiedad hasta dejar de fumar, perder peso y resolver conflictos, y hoy en día se han hecho tan populares que más de la mitad de las grandes empresas ofrecen algún tipo de formación en atención plena a sus empleados.

Mantra

Si esto le resulta familiar, no está solo. Las investigaciones han demostrado que el 47% del tiempo la gente está pensando en algo distinto de lo que está haciendo. La mente de la gente divaga, ya sea intentando leer correos electrónicos importantes, hablando con clientes, actualizando las cifras de ventas o hablando con los compañeros. Curiosamente, también se descubrió que las personas eran menos felices cuando sus mentes vagaban que cuando no lo hacían. Ser consciente y prestar atención al presente no sólo puede mejorar nuestra concentración, sino que también puede ayudarnos a reducir el estrés, mejorar las relaciones y permitirnos sentirnos más conectados con el momento presente.
Según Psychology Today, la atención plena es un estado de atención activa y abierta al presente. Cuando uno está atento, observa sus sentimientos y pensamientos desde la distancia sin juzgarlos como buenos o malos. Ser consciente significa vivir el momento y experimentar realmente lo que la vida nos ofrece. Hay diferentes maneras de entrenar nuestra mente para hacerlo. Una forma fácil y eficaz es la meditación y los ejercicios de atención plena.

El sufrimiento de la atención plena

Probablemente conozcas esa sensación demasiado bien: Llegas a la oficina con un plan claro para el día y luego, en lo que parece un instante, te encuentras de vuelta a casa. Han pasado nueve o diez horas, pero sólo has cumplido algunas de tus prioridades. Y, lo más probable, es que ni siquiera puedas recordar exactamente lo que has hecho en todo el día. Si esto le resulta familiar, no se preocupe. No está solo. Las investigaciones demuestran que las personas pasan casi el 47% de sus horas de vigilia pensando en algo distinto de lo que están haciendo. En otras palabras, muchos de nosotros funcionamos con el piloto automático.
A esto hay que añadir que hemos entrado en lo que muchos llaman la «economía de la atención». En la economía de la atención, la capacidad de mantener la atención y la concentración es tan importante como las habilidades técnicas o de gestión. Y como los líderes necesitan absorber y sintetizar una creciente avalancha de información para tomar buenas decisiones, esta tendencia emergente les afecta especialmente.
La buena noticia es que puedes entrenar a tu cerebro para que se concentre mejor incorporando ejercicios de atención plena a lo largo del día. Basándonos en nuestra experiencia con miles de líderes en más de 250 organizaciones, a continuación presentamos algunas pautas para convertirse en un líder más centrado y consciente.

Investigación sobre la atención plena en el lugar de trabajo

La atención plena es importante. La capacidad de estar presente y atento, de mantenerse concentrado intencionadamente sin emitir juicios, es una habilidad del siglo XXI. Las empresas con equipos conscientes están mejor equipadas para competir en el cambiante entorno actual.
Como la mayoría de nosotros ha experimentado de primera mano, el estrés y la ansiedad pueden tener un efecto significativo en la mente y el cuerpo. Un estudio de la Kaiser Family Foundation reveló que casi el 40% de los estadounidenses considera que el estrés de la pandemia ha afectado negativamente a su salud mental. El estrés no sólo es agotador, sino que también aumenta la inflamación y puede provocar enfermedades crónicas del cerebro y el corazón.
En esta época, ser capaz de mantener la calma y adaptarse rápidamente a las circunstancias cambiantes con una mente abierta es y seguirá siendo una ventaja competitiva. Además, un lugar de trabajo consciente puede ser una poderosa herramienta para la contratación de personal. Al fin y al cabo, si le dan a elegir entre una empresa que invierte en el bienestar de sus empleados y otra que no lo hace, ¿qué elegiría? Del mismo modo, el aumento de la atención plena en el trabajo puede conducir a niveles más altos de compromiso en el trabajo y a una mayor participación, reduciendo en última instancia la costosa rotación de personal.