Mara budismo

Mara budismo

Cosmología budista (8): mara

En su Diccionario de Nombres Propios Paali, el profesor G.P. Malalasekera presenta a Maara como “la personificación de la Muerte, el Maligno, el Tentador (la contrapartida budista del Diablo o Principio de Destrucción)”. Continúa: “Las leyendas relativas a Maara son, en los libros, muy complicadas y desafían cualquier intento de desentrañarlas”[1].
“El uso más común de la palabra era evidentemente en el sentido de Muerte. A partir de ahí se extendió para significar ‘el mundo bajo el dominio de la muerte’ (también llamado Maaradheyya, por ejemplo AN IV 228) y los seres en él. De ahí que los kilesas (impurezas) se llamaran también Maara, ya que son instrumentos de la Muerte, las causas que permiten a la Muerte dominar el mundo. Todas las tentaciones provocadas por las kilesas se consideraban igualmente obra de la Muerte. Evidentemente, también existía la leyenda de un devaputta del mundo Vasavatti llamado Maara, que se consideraba el jefe del mundo Kaamaavacara [el reino sensual] y que reconocía cualquier intento de frenar el disfrute de los placeres sensuales como un desafío directo a sí mismo y a su autoridad. Con el paso del tiempo estas diferentes concepciones de la palabra se confundieron unas con otras, pero esta confusión no siempre es difícil de desentrañar”[4].

Obra maestra: el buda triunfando sobre mara

Hace siglos, el Buda venidero se sentó bajo el árbol Bodhi y juró no moverse hasta que aprendiera a erradicar el sufrimiento, desplegando el Anuttara Samyak Sambodhi, la Consumación de la Iluminación Incomparable. Pero Mara, la personificación del mal, intentó usurpar sus planes enviando a sus tres hijas Tanha (deseo), Raga (lujuria) y Arati (aversión), para seducirle y romper su concentración. Sin embargo, el Buda venidero fue demasiado fuerte para Mara.
En el budismo, Mara es el señor de la desgracia, el pecado, la destrucción y la muerte. Mara es el soberano del deseo y de la muerte, los dos males que encadenan al hombre a la rueda del renacimiento incesante. Mara injuria al hombre, lo ciega, lo guía hacia los deseos sensuales; una vez que el hombre está en su esclavitud, Mara es libre de destruirlo.
La tradición budista sostiene que Buda se encontró con Mara en varias ocasiones. Cuando abandonó las prácticas ascéticas tradicionales del hinduismo, Mara le reprochó haberse desviado del camino de la pureza. Más tarde, Mara reapareció como brahmán y le criticó por haber descuidado las técnicas de los yoguines. En otra ocasión, Mara persuade a los propietarios de una aldea para que se nieguen a dar limosna a Buda. Mara también acusa a Buda de dormir demasiado y de no mantenerse ocupado como los aldeanos.

Tara talks: te veo, mara

Barbara O’Brien es una practicante del budismo zen que estudió en el Monasterio de la Montaña Zen. Es autora de “Rethinking Religion” y ha cubierto la religión para The Guardian, Tricycle.org y otros medios.
Muchas criaturas sobrenaturales pueblan la literatura budista, pero entre ellas Mara es única. Es uno de los primeros seres no humanos que aparecen en las escrituras budistas. Es un demonio, a veces llamado el Señor de la Muerte, que desempeña un papel en muchas historias de Buda y sus monjes.
Mara es más conocido por su papel en la iluminación histórica de Buda. Esta historia se mitificó como una gran batalla con Mara, cuyo nombre significa “destrucción” y que representa las pasiones que nos atrapan y engañan.
Mientras el futuro Buda, Siddhartha Gautama, estaba sentado en meditación, Mara trajo a sus hijas más hermosas para seducir a Siddhartha. Sin embargo, Siddhartha permaneció en meditación. Entonces Mara envió vastos ejércitos de monstruos para atacarlo. Sin embargo, Siddhartha permaneció sentado e intacto.
Mara afirmaba que la sede de la iluminación le pertenecía por derecho a él y no al mortal Siddhartha. Los monstruosos soldados de Mara gritaron juntos: “¡Yo soy su testigo!”. Mara desafió a Siddhartha, ¿quién hablará por ti?

Meditación en mara

La raíz mṛ está relacionada con la raíz verbal indoeuropea *mer que significa “morir, desaparecer” en el contexto de “muerte, asesinato o destrucción”. Está “muy extendida” en las lenguas indoeuropeas, lo que sugiere que es de gran antigüedad, según Mallory y Adams[5].
Algunas historias se refieren a la existencia de Cinco Hijas, que representan no sólo los Tres Venenos de la Atracción, la Aversión y el Engaño, sino que también incluyen a las hijas Orgullo y Miedo[cita requerida].
Según la historia, Upagupta viajó al reino de Mathura y predicó el Dharma con gran éxito. Esto hizo temblar el palacio de Mara, lo que llevó a la deidad a utilizar sus poderes destructivos contra el Dharma. Cuando Upagupta entró en samadhi, Mara se acercó a él y le puso un collar de jade en el cuello.
Upagupta correspondió transformando los cadáveres de un hombre, un perro y una serpiente en una guirnalda y se la regaló a Mara. Cuando Mara descubrió la verdadera naturaleza del regalo, buscó la ayuda de Brahma para quitárselo. Brahma le informó de que, dado que el collar había sido otorgado por un discípulo avanzado de Buda, sus efectos sólo podían ser apaciguados tomando refugio en Upagupta.