Letras tibetanas

Letras tibetanas

Letras tibetanas 2020

La escritura está estrechamente vinculada a una amplia identidad étnica tibetana, que se extiende por zonas de la India, Nepal, Bután y el Tíbet[6]. La escritura tibetana es de origen bráhmico a partir de la escritura gupta y es ancestral de escrituras como la meitei,[3] la lepcha,[7] la marchen y la escritura multilingüe ʼPhags-pa[7].
La creación del alfabeto tibetano se atribuye a Thonmi Sambhota a mediados del siglo VII. La tradición sostiene que Thonmi Sambhota, ministro de Songtsen Gampo en el siglo VII, fue enviado a la India para estudiar el arte de la escritura, con el fin de encontrar un sistema de escritura adecuado para la lengua tibetana. A su regreso, introdujo un alfabeto basado en el nagari que se utilizaba en Cachemira en aquella época. La escritura tenía 30 caracteres consonánticos, de los cuales 6 se crearon específicamente para ajustarse a la fonología tibetana[8]. Sin embargo, su origen sigue siendo objeto de debate; otros estudios sugieren que la escritura tibetana se basó en una adaptación de las escrituras indias Brahmi y Gupta de Khotan, enseñadas a Thonmi Sambhota en Cachemira[9].
Se desarrollaron tres estandarizaciones ortográficas. La más importante, una ortografía oficial destinada a facilitar la traducción de las escrituras budistas, surgió a principios del siglo IX. La ortografía estándar no se ha modificado desde entonces, mientras que la lengua hablada ha cambiado, por ejemplo, perdiendo grupos de consonantes complejos. Como resultado, en todos los dialectos tibetanos modernos y, en particular, en el tibetano estándar de Lhasa, existe una gran divergencia entre la ortografía actual (que sigue reflejando el tibetano hablado del siglo IX) y la pronunciación actual. Esta divergencia es la base de un argumento a favor de la reforma ortográfica, para escribir el tibetano como se pronuncia; por ejemplo, escribir Kagyu en lugar de Bka’-rgyud. En cambio, la pronunciación de las lenguas balti, ladakhi y purigi se ciñe más a la ortografía original. El purigi es el heredero lingüístico más cercano del tibetano antiguo y, por lo tanto, la pronunciación del purigi se adhiere más al tibetano antiguo.

Escritura siddhaṃ

La escritura está estrechamente vinculada a una amplia identidad étnica tibetana, que se extiende por zonas de la India, Nepal, Bután y el Tíbet[6]. La escritura tibetana es de origen bráhmico a partir de la escritura gupta y es ancestral de escrituras como la meitei,[3] la lepcha,[7] la marchen y la multilingüe ʼPhags-pa[7].
La creación del alfabeto tibetano se atribuye a Thonmi Sambhota a mediados del siglo VII. La tradición sostiene que Thonmi Sambhota, ministro de Songtsen Gampo en el siglo VII, fue enviado a la India para estudiar el arte de la escritura, con el fin de encontrar un sistema de escritura adecuado para la lengua tibetana. A su regreso, introdujo un alfabeto basado en el nagari que se utilizaba en Cachemira en aquella época. La escritura tenía 30 caracteres consonánticos, de los cuales 6 se crearon específicamente para ajustarse a la fonología tibetana[8]. Sin embargo, su origen sigue siendo objeto de debate; otros estudios sugieren que la escritura tibetana se basó en una adaptación de las escrituras indias Brahmi y Gupta de Khotan, enseñadas a Thonmi Sambhota en Cachemira[9].
Se desarrollaron tres estandarizaciones ortográficas. La más importante, una ortografía oficial destinada a facilitar la traducción de las escrituras budistas, surgió a principios del siglo IX. La ortografía estándar no se ha modificado desde entonces, mientras que la lengua hablada ha cambiado, por ejemplo, perdiendo grupos de consonantes complejos. Como resultado, en todos los dialectos tibetanos modernos y, en particular, en el tibetano estándar de Lhasa, existe una gran divergencia entre la ortografía actual (que sigue reflejando el tibetano hablado del siglo IX) y la pronunciación actual. Esta divergencia es la base de un argumento a favor de la reforma ortográfica, para escribir el tibetano como se pronuncia; por ejemplo, escribir Kagyu en lugar de Bka’-rgyud. En cambio, la pronunciación de las lenguas balti, ladakhi y purigi se ciñe más a la ortografía original. El purigi es el heredero lingüístico más cercano del tibetano antiguo y, por lo tanto, la pronunciación del purigi se adhiere más al tibetano antiguo.

Escritura mongola

La escritura está estrechamente vinculada a una amplia identidad étnica tibetana, que abarca zonas de la India, Nepal, Bután y el Tíbet[6]. La escritura tibetana es de origen bráhmico, procedente de la escritura gupta, y es ancestral de escrituras como la meitei,[3] la lepcha,[7] la marchen y la multilingüe ʼPhags-pa[7].
La creación del alfabeto tibetano se atribuye a Thonmi Sambhota a mediados del siglo VII. La tradición sostiene que Thonmi Sambhota, ministro de Songtsen Gampo en el siglo VII, fue enviado a la India para estudiar el arte de la escritura, con el fin de encontrar un sistema de escritura adecuado para la lengua tibetana. A su regreso, introdujo un alfabeto basado en el nagari que se utilizaba en Cachemira en aquella época. La escritura tenía 30 caracteres consonánticos, de los cuales 6 se crearon específicamente para ajustarse a la fonología tibetana[8]. Sin embargo, su origen sigue siendo objeto de debate; otros estudios sugieren que la escritura tibetana se basó en una adaptación de las escrituras indias Brahmi y Gupta de Khotan, enseñadas a Thonmi Sambhota en Cachemira[9].
Se desarrollaron tres estandarizaciones ortográficas. La más importante, una ortografía oficial destinada a facilitar la traducción de las escrituras budistas, surgió a principios del siglo IX. La ortografía estándar no se ha modificado desde entonces, mientras que la lengua hablada ha cambiado, por ejemplo, perdiendo grupos de consonantes complejos. Como resultado, en todos los dialectos tibetanos modernos y, en particular, en el tibetano estándar de Lhasa, existe una gran divergencia entre la ortografía actual (que sigue reflejando el tibetano hablado del siglo IX) y la pronunciación actual. Esta divergencia es la base de un argumento a favor de la reforma ortográfica, para escribir el tibetano como se pronuncia; por ejemplo, escribir Kagyu en lugar de Bka’-rgyud. En cambio, la pronunciación de las lenguas balti, ladakhi y purigi se ciñe más a la ortografía original. El purigi es el heredero lingüístico más cercano del tibetano antiguo y, por lo tanto, la pronunciación del purigi se adhiere más al tibetano antiguo.

Letras tibetanas en línea

La escritura está estrechamente vinculada a una amplia identidad étnica tibetana, que se extiende por zonas de la India, Nepal, Bután y el Tíbet[6]. La escritura tibetana es de origen bráhmico a partir de la escritura gupta y es ancestral de escrituras como la meitei,[3] la lepcha,[7] la marchen y la escritura multilingüe ʼPhags-pa[7].
La creación del alfabeto tibetano se atribuye a Thonmi Sambhota a mediados del siglo VII. La tradición sostiene que Thonmi Sambhota, ministro de Songtsen Gampo en el siglo VII, fue enviado a la India para estudiar el arte de la escritura, con el fin de encontrar un sistema de escritura adecuado para la lengua tibetana. A su regreso, introdujo un alfabeto basado en el nagari que se utilizaba en Cachemira en aquella época. La escritura tenía 30 caracteres consonánticos, de los cuales 6 se crearon específicamente para ajustarse a la fonología tibetana[8]. Sin embargo, su origen sigue siendo objeto de debate; otros estudios sugieren que la escritura tibetana se basó en una adaptación de las escrituras indias Brahmi y Gupta de Khotan, enseñadas a Thonmi Sambhota en Cachemira[9].
Se desarrollaron tres estandarizaciones ortográficas. La más importante, una ortografía oficial destinada a facilitar la traducción de las escrituras budistas, surgió a principios del siglo IX. La ortografía estándar no se ha modificado desde entonces, mientras que la lengua hablada ha cambiado, por ejemplo, perdiendo grupos de consonantes complejos. Como resultado, en todos los dialectos tibetanos modernos y, en particular, en el tibetano estándar de Lhasa, existe una gran divergencia entre la ortografía actual (que sigue reflejando el tibetano hablado del siglo IX) y la pronunciación actual. Esta divergencia es la base de un argumento a favor de la reforma ortográfica, para escribir el tibetano como se pronuncia; por ejemplo, escribir Kagyu en lugar de Bka’-rgyud. En cambio, la pronunciación de las lenguas balti, ladakhi y purigi se ciñe más a la ortografía original. El purigi es el heredero lingüístico más cercano del tibetano antiguo y, por lo tanto, la pronunciación del purigi se adhiere más al tibetano antiguo.