Karma budismo

En este momento estás viendo Karma budismo

Cómo conseguir un buen karma en el budismo

Nudo sin finNudo sin fin en la rueda de oración de un templo nepalíSímbolos del karma como el nudo sin fin (arriba) son motivos culturales comunes en Asia. Los nudos sin fin simbolizan el entrelazamiento de causa y efecto, un ciclo kármico que continúa eternamente. El nudo sin fin es visible en el centro de la rueda de oración.Parte de una serie sobreEspiritualidad
Karma (/ˈkɑːrmə/; sánscrito: कर्म, IPA:  [ˈkɐɽmɐ] (escuchar); Pali: kamma) significa acción, obra o hecho. [1] El término también se refiere al principio espiritual de causa y efecto, a menudo llamado descriptivamente el principio del karma, en el que la intención y las acciones de un individuo (causa) influyen en el futuro de ese individuo (efecto):[2] la buena intención y las buenas acciones contribuyen a un buen karma y a renacimientos más felices, mientras que la mala intención y las malas acciones contribuyen a un mal karma y a renacimientos malos.[3][4]
Wilhelm Halbfass (2000) explica el karma (karman) contrastándolo con la palabra sánscrita kriya:[3] mientras que kriya es la actividad junto con los pasos y el esfuerzo en la acción, el karma es (1) la acción ejecutada como consecuencia de esa actividad, así como (2) la intención del actor detrás de una acción ejecutada o una acción planificada (descrita por algunos estudiosos[9] como residuo metafísico que queda en el actor). Una buena acción crea un buen karma, al igual que la buena intención. Una mala acción crea un mal karma, al igual que la mala intención[3].

Karma budismo 2021

Los conceptos de karma y karmaphala son fundamentales en el budismo[12][13]. Los conceptos de karma y karmaphala explican cómo nuestras acciones intencionales nos mantienen atados al renacimiento en el samsara, mientras que el camino budista, ejemplificado en el Noble Óctuple Sendero, nos muestra el camino para salir del samsara[14].
El impulso psicológico que hay detrás de una acción es el «karma», lo que pone en marcha una cadena de causas que culminan en un fruto kármico. Las acciones, por tanto, deben ser intencionadas para generar frutos kármicos[26].
El Buda definió el karma como la intención; tanto si la intención se manifestaba de forma física, vocal o mental, era sólo la intención la que tenía un carácter moral: bueno, malo o neutro El foco de interés se desplazó de la acción física, que involucraba a personas y objetos en el mundo real, al proceso psicológico[27].
Según Gombrich, se trata de una gran innovación, que revierte la ética brahmánica, ligada a las castas. Es un rechazo a las diferencias de casta, dando la misma posibilidad de alcanzar la liberación a todas las personas, no sólo a los brahmanes:[28]

Karma budismo 2020

Los conceptos de karma y karmaphala son fundamentales en el budismo[12][13]. Los conceptos de karma y karmaphala explican cómo nuestras acciones intencionales nos mantienen atados al renacimiento en el samsara, mientras que el camino budista, ejemplificado en el Noble Óctuple Sendero, nos muestra el camino para salir del samsara[14].
El impulso psicológico que hay detrás de una acción es el «karma», lo que pone en marcha una cadena de causas que culminan en un fruto kármico. Las acciones, por tanto, deben ser intencionadas para generar frutos kármicos[26].
El Buda definió el karma como la intención; tanto si la intención se manifestaba de forma física, vocal o mental, era sólo la intención la que tenía un carácter moral: bueno, malo o neutro El foco de interés se desplazó de la acción física, que involucraba a personas y objetos en el mundo real, al proceso psicológico[27].
Según Gombrich, se trata de una gran innovación, que revierte la ética brahmánica, ligada a las castas. Es un rechazo a las diferencias de casta, dando la misma posibilidad de alcanzar la liberación a todas las personas, no sólo a los brahmanes:[28]

Mahayana

Los conceptos de karma y karmaphala son fundamentales en el budismo[12][13]. Los conceptos de karma y karmaphala explican cómo nuestras acciones intencionales nos mantienen atados al renacimiento en el samsara, mientras que el camino budista, ejemplificado en el Noble Óctuple Sendero, nos muestra el camino para salir del samsara[14].
El impulso psicológico que hay detrás de una acción es el «karma», lo que pone en marcha una cadena de causas que culminan en un fruto kármico. Las acciones, por tanto, deben ser intencionadas para generar frutos kármicos[26].
El Buda definió el karma como la intención; tanto si la intención se manifestaba de forma física, vocal o mental, era sólo la intención la que tenía un carácter moral: bueno, malo o neutro El foco de interés se desplazó de la acción física, que involucraba a personas y objetos en el mundo real, al proceso psicológico[27].
Según Gombrich, se trata de una gran innovación, que revierte la ética brahmánica, ligada a las castas. Es un rechazo a las diferencias de casta, dando la misma posibilidad de alcanzar la liberación a todas las personas, no sólo a los brahmanes:[28]