Dieta tibetana

Dieta tibetana

Té de mantequilla

La cocina tibetana incluye las tradiciones y prácticas culinarias y sus pueblos. La cocina refleja el paisaje tibetano de montañas y mesetas e incluye influencias de los vecinos (entre ellos India y Nepal, donde residen muchos tibetanos). Es conocida por el uso de fideos, cabra, yak, cordero, albóndigas, queso (a menudo de leche de yak o cabra), mantequilla, yogur (también de animales adaptados al clima tibetano) y sopas. El vegetarianismo ha sido debatido por los practicantes religiosos desde el siglo XI, pero no es frecuente debido a la dificultad de cultivar verduras y a las tradiciones culturales que promueven el consumo de carne[1].
Los cultivos deben poder crecer a gran altura, aunque algunas zonas están a una altitud lo suficientemente baja como para cultivar arroz, naranjas, plátanos y limones[2] El cultivo más importante es la cebada. La harina molida de cebada tostada, llamada tsampa, es el alimento básico del Tíbet, así como el Sha phaley (carne y col en pan)[3] El balep es el pan tibetano que se come en el desayuno y el almuerzo. Se consumen otros tipos de pan balep y pasteles fritos. El thukpa es un alimento básico para la cena que consiste en verduras, carne y fideos de diversas formas en caldo. La cocina tibetana se sirve tradicionalmente con palillos de bambú, a diferencia de otras cocinas del Himalaya, que se comen con la mano. Los granos de mostaza se cultivan y están muy presentes en su cocina.

Plan de dieta para monjes budistas

Los monjes son algunos de los miembros más venerados de la sociedad en el Tíbet. Se les considera la máxima fuente de orientación espiritual y, gracias a su buen estado físico y a su abundante y juvenil energía, la cúspide de la salud óptima.
Debido al duro entorno natural del Tíbet Plataea, las verduras y frutas frescas son limitadas en el Tíbet. La dieta de los monjes tibetanos se basa en la Tsampa (hecha de cebada tibetana), el té de mantequilla de yak y algunos otros productos lácteos, que pueden proporcionarles la energía necesaria para sobrevivir en el entorno de gran altitud.
Además, los monjes tibetanos comen alubias, sopas de fideos y platos de verduras salteadas o al vapor. Son platos sencillos y siempre de temporada, ya que creen que lo que crece actualmente en esta tierra es el alimento exacto que deben comer en esta época del año para obtener una nutrición óptima.
La cuestión de si comer carne es aceptable o no es desconcertante porque no hay una respuesta clara. Muchos monjes budistas son vegetarianos, pero hay algunos, especialmente los de la rama del yoga tántrico, que creen que es aceptable comer “carne limpia”, especialmente porque en algunas regiones del Tíbet hay poca disponibilidad de productos frescos. Para que la carne se considere limpia, el individuo que va a comerla no puede haber visto cómo el animal del que procede ha sido llevado a la muerte. En esta misma línea, el comensal debe estar seguro de que el animal no ha sido sacrificado directamente para él.

Momo

A la hora de decidir cuál es el mejor alimento para el Mastín Tibetano, es importante tener en cuenta la anatomía y el sistema digestivo canino. El tracto digestivo de los perros no ha evolucionado significativamente desde que eran lobos no domesticados, y se adapta mejor a las dietas frescas y ricas en proteínas basadas en la presa. A esto lo llamamos “nutrición apropiada para la especie” y es lo que pretende reproducir una dieta natural y cruda.
El estómago de un perro no está diseñado anatómicamente para digerir y fermentar carbohidratos (el principal ingrediente de las croquetas). Incluso las croquetas sin cereales suelen contener altos niveles de carbohidratos con almidón, incluyendo legumbres, guisantes y lentejas. Alimentar a un perro con este tipo de carbohidratos pone a su sistema bajo presión, creando picos de insulina, glucagón y cortisol metabólicamente estresantes a lo largo del día, además de causar inflamación y poner a prueba los órganos vitales, lo que conduce, en algunos casos, a una serie de condiciones de salud graves.

Dieta tibetana del momento

Un refrán chino dice “tiempo diferente en diez millas, ascensos diferentes en 100 millas”, lo que significa que los cambios climáticos pueden estar sucediendo en es un área pequeña, y las personas que viven lejos de 100 millas, el tono y la voz de ascenso será diferente. China es una tierra vasta, no sólo la formación de ricas variedades de la cultura local, y los hábitos alimenticios de la gente también con grandes diferencias.
Como nacionalidad que vive desde hace mucho tiempo en el altiplano, el pueblo tibetano tiene su propia estructura alimentaria y sus propios hábitos alimenticios. La mantequilla, el té, la tsampa y la carne de vacuno y cordero son conocidos como los “cuatro tesoros” de la dieta tibetana, así como el vino de cebada y una variedad de productos lácteos.
La mantequilla de yak se extrae de la leche de yak y de cabra. El método de extracción de la mantequilla de yak tibetana es muy sencillo e interesante. La leche se calienta ligeramente y luego se vierte en grandes barriles, batiendo durante cientos de veces, hasta que el agua y la mantequilla se separan. Más tarde se recoge la grasa amarillenta que flota en la capa superior y se introduce en bolsas de cuero, se enfría hasta que se convierte en mantequilla.