Budismo felicidad

Budismo felicidad

Ver más

Barbara O’Brien es una practicante del budismo zen que estudió en el Monasterio de la Montaña Zen. Es autora de “Rethinking Religion” y ha cubierto la religión para The Guardian, Tricycle.org y otros medios.
Buda enseñó que la felicidad es uno de los siete factores de la iluminación. Pero, ¿qué es la felicidad? Los diccionarios dicen que la felicidad es una gama de emociones, desde la satisfacción hasta la alegría. Podemos pensar en la felicidad como algo efímero que entra y sale de nuestras vidas, o como el objetivo esencial de nuestra vida, o como lo opuesto a la “tristeza”.
Tal y como explicó Buda estas cosas, las sensaciones físicas y emocionales (vedana) se corresponden o se adhieren a un objeto. Por ejemplo, la sensación de oír se crea cuando un órgano sensorial (el oído) entra en contacto con un objeto sensorial (el sonido). Del mismo modo, la felicidad ordinaria es un sentimiento que tiene un objeto, por ejemplo, un acontecimiento feliz, ganar un premio o llevar unos bonitos zapatos nuevos.
El problema de la felicidad ordinaria es que nunca dura porque los objetos de la felicidad no son duraderos. A un acontecimiento feliz le sigue pronto uno triste, y los zapatos se desgastan. Por desgracia, la mayoría de nosotros vamos por la vida buscando cosas que nos “hagan felices”. Pero nuestro “apaño” de felicidad nunca es permanente, así que seguimos buscando.

Una visión budista de la felicidad pdf

El budismo tibetano es una forma de filosofía y un tipo de budismo practicado por el pueblo del Tíbet y de otras partes del mundo. El budismo tibetano se basa en las enseñanzas de Buda introducidas en el país entre los siglos VII y IX. El Buda Guatama, también llamado Buda, fue un yogui y maestro que vivió en la antigua India, y no se consideraba superior a los demás. Consideraba que todos podían aprender lo que él había aprendido. Sin embargo, sus seguidores se aferraron con tanto fervor a sus enseñanzas que la práctica del budismo se considera a menudo como una religión, y con el tiempo se mezcló con historias y mitos religiosos, ya que la gente trató de encajar el budismo en su cultura tradicional. El budismo, incluido el tibetano, incluye ceremonias, prácticas y enseñanzas diseñadas para reducir el sufrimiento en la vida, aumentar la compasión y ayudar a las personas a encontrar el bienestar incluso en medio de desafíos difíciles. El budismo se centra especialmente en la felicidad que proviene de las decisiones que tomamos sobre cómo vivir nuestra vida, y los tipos de pensamientos que tenemos y cómo regulamos nuestras emociones.

Karma

El mensaje de Buda se conoce tradicionalmente como las Cuatro Nobles Verdades.    La última de estas cuatro verdades establece ocho pasos hacia la felicidad, que son: comprensión hábil, pensamiento hábil, discurso hábil, acción hábil, medios de vida hábiles, esfuerzo hábil, atención plena hábil y concentración hábil.
Aunque la conciencia hábil es uno de los ocho pasos, también subyace en cada uno de los otros pasos. En otras palabras, llevar la conciencia plena a todos los aspectos de la vida diaria es un componente clave de la felicidad.
El monje budista Matthieu Ricard nació en París.    Hijo de un renombrado filósofo francés, creció rodeado de los grandes pensadores y personalidades de la época.    Ricard es el autor del libro “La felicidad: Una guía para desarrollar la habilidad más importante de la vida”. Ha dedicado su vida a intentar responder a estas dos preguntas:
En su charla en TED.com, Ricard explica que en lugar de intentar definir la “felicidad”, deberíamos llamarla bienestar. Además, el bienestar no es una mera sensación placentera; es una profunda sensación de serenidad y plenitud. Es un estado que impregna y subyace a todos los demás estados emocionales: todas las alegrías y las penas que se presentan. El bienestar es un estado del ser; no es sólo una emoción fugaz.

El cerebro de buda: la práctica n…

ResumenLas investigaciones sobre la teoría del budismo indican que la paciencia del budismo puede potenciar la felicidad. Sin embargo, pocos estudios empíricos han investigado las asociaciones entre la paciencia, el desinterés y la felicidad subjetiva auténtica-durable. Por lo tanto, el presente estudio exploró principalmente las relaciones entre la paciencia y la felicidad subjetiva auténtica-durable, y el posible papel mediador de la abnegación. Los resultados indicaron que la paciencia estaba relacionada positivamente con la felicidad subjetiva auténtica y duradera, y que el desinterés podía explicar esta relación. Parece que el desinterés, que refleja el yo dentro de un contexto social, natural y cósmico más amplio, está relacionado con una mayor felicidad subjetiva auténtica y duradera y con la paciencia. Los resultados sugieren que la práctica de la paciencia en el budismo significa no sólo aceptar la experiencia de las emociones negativas, sino también reevaluar con optimismo el sufrimiento en la vida. En general, los resultados destacan que la paciencia budista es una característica psicológica positiva relacionada con la felicidad subjetiva auténtica y duradera.