Buda femenino

En este momento estás viendo Buda femenino

Diosa búdica femenina

Conocida como «el Buda femenino» en el Tíbet y en la India, Tara nos conecta con el arquetipo de la Divinidad Femenina, una fuerza energética que existe dentro de nosotros y a nuestro alrededor, y que ha estado a disposición de todos los seres humanos desde nuestros primeros orígenes.
La Dra. Rachael Wooten, analista junguiana, estudiosa y practicante espiritual, combina la antigua tradición de Tara con la psicología profunda para ayudarnos a conectar con cada una de las manifestaciones de Tara y acceder a sus bendiciones dentro de nosotros mismos y en el mundo exterior.
En sus innumerables formas, Tara tiene el poder de protegernos de la negatividad interior y exterior, iluminar nuestros hábitos de autosabotaje, limpiar los venenos mentales y físicos, abordar los traumas emocionales, abrirnos a la abundancia, darnos fuerza y paz, ayudarnos a cumplir nuestros propósitos vitales, y mucho más.
Aquí explorarás las 22 manifestaciones de Tara. Cada capítulo comienza con un epígrafe que capta la esencia espiritual y psicológica de la emanación, explica su propósito y te enseña visualizaciones específicas, alabanzas, cantos de mantras y otras formas de invocar su presencia en ti y en el mundo.

Buda femenino kwan yin

En la actualidad, Tara Verde y Tara Blanca son probablemente las representaciones más populares de Tara. Tara Verde (Khadiravani) suele asociarse a la protección contra el miedo y los ocho oscurecimientos siguientes: leones (= orgullo), elefantes salvajes (= ilusión/ignorancia), incendios (= odio e ira), serpientes (= celos), bandidos y ladrones (= opiniones erróneas, incluidas las fanáticas), esclavitud (= avaricia y tacañería), inundaciones (= deseo y apego) y espíritus malignos y demonios (= dudas ilusorias). Como una de las tres deidades de la larga vida, Tara Blanca (Saraswati) está asociada a la longevidad. Tara Blanca contrarresta la enfermedad y, por tanto, ayuda a conseguir una larga vida. Encarna la motivación que es la compasión y se dice que es tan blanca y radiante como la luna.
Según Miranda Shaw, «la maternidad es fundamental en la concepción de Tara»[14]. Sus títulos incluyen «madre amorosa», «madre suprema», «madre del mundo», «madre universal» y «madre de todos los budas»[15].
En el budismo tibetano, tiene 21 formas principales, cada una vinculada a un color y una energía determinados. Y cada una de ellas ofrece algún atributo femenino, de máximo beneficio para el aspirante espiritual que solicita su ayuda.

Miércoles buda

El título también se utiliza para otros seres que han alcanzado bodhi (despertar) y vimutti (liberación del aferramiento y el ansia), como los otros budas humanos que alcanzaron la iluminación antes que Gautama, los cinco budas celestiales venerados principalmente en el Mahayana, y el bodhisattva llamado Maitreya, que alcanzará la iluminación en el futuro y sucederá a Gautama como el Buda supremo del mundo.
El objetivo del camino del bodhisattva del Mahayana es la budeidad completa, para poder beneficiar a todos los seres sintientes enseñándoles el camino de la cesación de dukkha[3] La teoría del Mahayana contrasta con el objetivo del camino Theravada, en el que el objetivo más común es la arhatship individual[3] siguiendo el dhamma; las enseñanzas del Buda supremo.
La budeidad es el estado de un ser despierto que, habiendo encontrado el camino de la cesación de dukkha[4] («sufrimiento», creado por el apego a los deseos y la percepción y el pensamiento distorsionados), se encuentra en el estado de «no más aprendizaje»[5][6][7].
Existe un amplio espectro de opiniones sobre la universalidad y el método de consecución de la Budeidad, dependiendo de las enseñanzas del Buda Gautama que una escuela de budismo enfatiza. El nivel en que esta manifestación requiere prácticas ascéticas varía desde ninguna hasta un requisito absoluto, dependiendo de la doctrina. El budismo mahayana hace hincapié en el ideal del bodhisattva en lugar del arhat.

Tatuaje de buda femenino

En la actualidad, Tara Verde y Tara Blanca son probablemente las representaciones más populares de Tara. Tara Verde (Khadiravani) suele asociarse a la protección contra el miedo y los ocho oscurecimientos siguientes: leones (= orgullo), elefantes salvajes (= ilusión/ignorancia), incendios (= odio e ira), serpientes (= celos), bandidos y ladrones (= opiniones erróneas, incluidas las fanáticas), esclavitud (= avaricia y tacañería), inundaciones (= deseo y apego) y espíritus malignos y demonios (= dudas ilusorias). Como una de las tres deidades de la larga vida, Tara Blanca (Saraswati) está asociada a la longevidad. Tara Blanca contrarresta la enfermedad y, por tanto, ayuda a conseguir una larga vida. Encarna la motivación que es la compasión y se dice que es tan blanca y radiante como la luna.
Según Miranda Shaw, «la maternidad es fundamental en la concepción de Tara»[14]. Sus títulos incluyen «madre amorosa», «madre suprema», «madre del mundo», «madre universal» y «madre de todos los budas»[15].
En el budismo tibetano, tiene 21 formas principales, cada una vinculada a un color y una energía determinados. Y cada una de ellas ofrece algún atributo femenino, de máximo beneficio para el aspirante espiritual que solicita su ayuda.