Aprender a practicar mindfulness

En este momento estás viendo Aprender a practicar mindfulness

Mindfulness para principiantes

En estos días en los que todos estamos aprendiendo a adaptarnos a una nueva normalidad de permanecer en casa, personalmente me ha resultado difícil centrarme en lo que va bien en el mundo en lugar de en lo que va mal. A veces me veo absorbida por horas de desplazamiento por mis redes sociales para leer las últimas noticias (que en su mayoría son terribles) o para sentirme más conectada con mis amigos y familiares. Con todas las incógnitas de lo que nos depara el futuro, es fácil quedarse atrapado en bucles de retroalimentación negativos que, en última instancia, generan estrés en el cuerpo. Y ahora mismo el estrés es lo último que necesitamos si queremos reforzar nuestro sistema inmunitario y mantener un estado mental saludable.
Así que en esta entrada del blog, quiero hablar de cómo entrenar tu cerebro a través de prácticas de atención plena para mantenerte enfocado en lo positivo, disminuir el estrés y mantenerte mentalmente saludable durante este tiempo incierto que estamos atravesando.
La atención plena es la capacidad de permanecer en el momento presente y de centrar tus pensamientos en lo que está sucediendo en el aquí y ahora. Es nuestra capacidad de no pensar en el pasado o en el futuro, sino de observar lo que ocurre en el momento.

Vivir plenamente la catástrofe

Si has oído hablar o has leído sobre la meditación de atención plena -también conocida como mindfulness- puede que tengas curiosidad por saber cómo practicarla. Descubre cómo hacer ejercicios de mindfulness y cómo pueden beneficiarte.
La atención plena es un tipo de meditación en la que te centras en ser intensamente consciente de lo que sientes y percibes en el momento, sin interpretar ni juzgar. La práctica de la atención plena incluye métodos de respiración, imágenes guiadas y otras prácticas para relajar el cuerpo y la mente y ayudar a reducir el estrés.
Pasar demasiado tiempo planificando, resolviendo problemas, soñando despierto o teniendo pensamientos negativos o aleatorios puede ser agotador. También puede hacer que sea más probable que experimente estrés, ansiedad y síntomas de depresión. Practicar ejercicios de atención plena puede ayudarte a desviar tu atención de este tipo de pensamientos y a comprometerte con el mundo que te rodea.
Para realizar ejercicios de atención plena más estructurados, como la meditación de escaneo corporal o la meditación sentada, tendrás que reservar un tiempo en el que puedas estar en un lugar tranquilo, sin distracciones ni interrupciones. Puedes optar por practicar este tipo de ejercicios a primera hora de la mañana, antes de empezar tu rutina diaria.

Ejemplos de mindfulness

La atención plena es el músculo mental que nos permite «bajar» de una marcha mental alta, como la de resolver problemas y pensar, a una marcha mental más baja, como la de observar y ser simplemente conscientes del momento presente.
La mayoría de nosotros nos pasamos toda la vida aprendiendo a pensar, a «subir» nuestra mente a una marcha mental alta. Aunque esta capacidad es útil la mayor parte del tiempo -cuando hacemos un examen, por ejemplo, o resolvemos un problema en el trabajo- también necesitamos practicar el cambio mental en la otra dirección. Algunas actividades, como conciliar el sueño o dejar de preocuparse, por ejemplo, requieren que pensemos menos, no más. La atención plena es la mejor manera de mejorar esta habilidad.
El ejercicio físico ayuda a nuestro cuerpo a mantenerse en buena forma, lo que significa que nuestro cuerpo es A) más eficaz (más fuerte, más rápido, más resistente, etc.) pero también B) se siente mejor (menos dolores y molestias, más relajado y tranquilo, etc.).
Del mismo modo, el mindfulness ayuda a nuestra mente a mantenerse en buena forma. Al practicar el mindfulness y entrenar nuestra atención, somos más capaces de utilizar bien nuestra mente -para concentrarnos mejor, resistir las tentaciones y las distracciones, y pensar con más claridad-, pero también hace que nos sintamos mejor mental y emocionalmente.

El arte de la lectura consciente…

Los numerosos retos de este año han exigido a las personas que hagan frente a una serie de factores de estrés externos. Estados Unidos aún está navegando por la respuesta de la comunidad al asesinato de George Floyd y las desigualdades raciales. Muchos se están distanciando físicamente y tratando de sobrevivir a las consecuencias económicas de la pandemia. Como adulto, me resulta difícil tomar las cosas un día a la vez, concentrarme en mi respiración y avanzar con propósito y gratitud. Los jóvenes también buscan formas de afrontar y sanar.
En nuestra escuela secundaria de Oakland, en el centro de la ciudad, empezamos a incorporar la atención plena en nuestros anuncios diarios y en el horario de clase. La atención plena consiste en centrar intencionadamente la conciencia en el momento presente sin juzgar. Muchas personas practican la atención plena aunque no la llamen explícitamente atención plena. Las investigaciones demuestran que dedicar momentos a la práctica y al debate sobre la atención plena ayuda a los estudiantes a prosperar emocional y académicamente, ya que aumenta la concentración y la memoria y reduce el estrés y la ansiedad. La enseñanza a distancia crea un contexto diferente para la práctica de la atención plena. Algunas estrategias sencillas pueden ayudar a integrar la práctica de mindfulness en la enseñanza a distancia.