Apego budismo

En este momento estás viendo Apego budismo

Ver más

El tema de soltar y no apegarse es sin duda muy amplio, mucho más de lo que un solo post podría abarcar, pero espero que esto te haya ayudado a avanzar de alguna manera hacia una mayor libertad en tu vida cotidiana.Si este post te ha ayudado o si hay algún aspecto del no apego en el que te gustaría que profundizara, no dudes en hacérmelo saber en los comentarios de abajo.
Consigue El Pequeño Libro de la Atención PlenaÚnete a otras 10.000 personas que reciben semanalmente ideas, inspiración y sabiduría para llevar una vida más consciente, pacífica y libre de estrés y consigue una descarga gratuita de mi guía para principiantes sobre la atención plena, El Pequeño Libro de la Atención Plena:

Apego del budismo a las cosas materiales

Barbara O’Brien es una practicante del budismo zen que estudió en el Monasterio de la Montaña Zen. Es autora de «Rethinking Religion» y ha cubierto la religión para The Guardian, Tricycle.org y otros medios.
Esta reacción es común entre la gente, especialmente en Occidente, cuando empieza a explorar el budismo. Si se supone que esta filosofía trata de la alegría, se preguntan, ¿por qué dedica tanto tiempo a decir que la vida está llena de sufrimiento (dukkha), que el no apego es una meta y que el reconocimiento de la vacuidad (shunyata) es un paso hacia la iluminación?
El budismo es, en efecto, una filosofía de la alegría. Una de las razones de la confusión entre los recién llegados es el hecho de que los conceptos budistas se originaron en la lengua sánscrita, cuyas palabras no siempre son fáciles de traducir al inglés. Otra es el hecho de que el marco de referencia personal de los occidentales es muy, muy diferente al de las culturas orientales.
Para entender el concepto de no apego, hay que comprender su lugar dentro de la estructura general de la filosofía y la práctica budistas. Las premisas básicas del budismo se conocen como las Cuatro Nobles Verdades.

Budismo relaciones de apego

Cuando Buda abandonó la vida mundana y se sentó a meditar bajo el árbol Bodhi, alcanzó la iluminación. Estableció sus enseñanzas en un lenguaje fácilmente comprensible para el hombre común en forma de Cuatro Nobles Verdades.
Durante su meditación, se dio cuenta de que «la vida es sufrimiento». La razón es que los seres humanos no son perfectos. Asimismo, el mundo que habitan también está plagado de imperfecciones.
El Buda se dio cuenta de que durante su viaje por la vida, el ser humano tiene que soportar muchos sufrimientos -físicos y psicológicos- en forma de vejez, enfermedad, separación de los seres queridos, privaciones, encuentros con situaciones y personas desagradables, lamentos, penas y sufrimientos.
Todas estas desgracias les ocurren a los seres humanos porque están sujetos a los deseos y las ansias. Si consiguen lo que aspiran, obtienen placer o satisfacción. Pero esta alegría o placer también es de corta duración y no dura demasiado. Si tiende a durar demasiado, el placer asociado a él se vuelve monótono y se desvanece.

Budismo de no apego

¿Te estresas por cosas que no puedes controlar? ¿Te sientes atado o agobiado por un diálogo interno de estrés, miedo, culpa y obligación, incluso cuando sabes que no puedes hacer nada? Si es así, practicar el no apego podría ayudarte. Cuando entiendas el no apego y cómo practicarlo, puede que descubras que es una de las cosas más beneficiosas que podrías aprender.
El desapego es un término que se utiliza a menudo, aunque no siempre, en un contexto espiritual. En términos sencillos, el no apego es la capacidad de desprenderse de las cosas que te controlan o afectan de forma inadecuada para tu bienestar. No es necesario dedicarse a una práctica espiritual para utilizar el desapego o beneficiarse de él. Algunas formas de terapia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), hacen hincapié en la atención plena y en la capacidad de desprenderse de los pensamientos que no te sirven. Esto se relaciona en gran medida con el no-apego porque tiene el mismo objetivo en mente: mejorar tu vida, a ti mismo, y modificar tus procesos de pensamiento para que sean más ventajosos al aprender a dejar ir.