Aceptacion de uno mismo

En este momento estás viendo Aceptacion de uno mismo

Beneficios de la autoaceptación

Este término parece no estar bien explicado ni comprendido. Aceptarse a sí mismo tal y como es es sólo el primer paso. Te ayuda a darte cuenta de tus cualidades buenas y no tan buenas, y puede aliviar los sentimientos de culpa, la falta de autoestima o la infelicidad.
No te digas a ti mismo: «Esto es lo que soy. Me acepto como soy. Acepto mi carácter, mis defectos y mi destino, y esto es así. No puedo hacer nada al respecto y no puedo mejorar mi persona ni mi destino».
Conocerte a ti mismo te da la posibilidad de ver qué puedes hacer para mejorar tu persona y tu vida. La autoaceptación significa que ves tus fallos, aceptas y reconoces tu posición actual y luego buscas formas de mejorar.
La mejora requiere que comprendas y reconozcas tu carácter y tus hábitos, que dejes de compararte a ti mismo y a tus logros con los demás, y que reconozcas tus habilidades o la falta de ellas. Esto te aportará una especie de paz interior, ligereza y felicidad, como si te deshicieras de una carga.
Recuerda que reconocer tus buenos y malos hábitos y rasgos de carácter puede aliviar los sentimientos de insatisfacción, ira, resentimiento o infelicidad, pero no es una excusa para quedarte como estás, es sólo el primer paso en el camino hacia la mejora y el empoderamiento.

La práctica de la autoaceptación

La autoaceptación es una filosofía personal más amplia y global que puede ayudarte a vivir una vida equilibrada. Veamos cómo puede servirte la autoaceptación y cómo hacerla parte de tu vida.
Tener autoestima se asocia a sentirse bien con uno mismo. Este sentimiento suele basarse en los logros y las experiencias positivas. Cuanto más logros alcances en la vida, mejor te sentirás sobre ti mismo.
Según el Dr. Albert Ellis en su libro El mito de la autoestima, no es posible tener una autoestima alta de forma constante porque no siempre puedes cumplir tus objetivos o tener experiencias positivas todo el tiempo.
Por ejemplo, si eres un empresario, puedes sentirte bien contigo mismo cuando ganas dinero. Pero puede desarrollar ansiedad y creer que es un fracaso si pierde un cliente importante. Calificar y evaluar constantemente tu autoestima en función de acontecimientos y acciones transitorias puede conducir a la ansiedad general.
Cuando te aceptas plenamente, reconoces que eres un ser humano polifacético. Podrás afrontar los retos con ecuanimidad porque te darás cuenta de que no es representativo de toda tu vida.

El cuaderno de autoestima

Según Shepard, la autoaceptación es la satisfacción o la felicidad de un individuo consigo mismo, y se considera necesaria para una buena salud mental. La autoaceptación implica la autocomprensión, una conciencia realista, aunque subjetiva, de los propios puntos fuertes y débiles. El resultado es que el individuo se siente a sí mismo, que tiene un «valor único».
Albert Ellis defendía la importancia de aceptarse a uno mismo por el mero hecho de estar vivo, ser humano y ser único, y no darse una calificación global ni dejarse influir por lo que los demás piensen de uno. [4]
En la psicología clínica y la psicología positiva, la autoaceptación se considera el requisito previo para que se produzca el cambio. Se puede conseguir dejando de criticar y solucionar los defectos de uno mismo, y aceptando que existan dentro de uno mismo. Es decir, tolerar que uno mismo sea imperfecto en algunas partes.
En el pasado, la práctica de la autoaceptación fue reprobada por los griegos. Sin embargo, la necesidad de conocer y comprender «el yo» acabó convirtiéndose en un punto importante y subyacente en varias teorías psicológicas, como:

Ver más

Según Shepard, la autoaceptación es la satisfacción o felicidad de un individuo con uno mismo, y se considera necesaria para una buena salud mental. La autoaceptación implica la autocomprensión, una conciencia realista, aunque subjetiva, de los propios puntos fuertes y débiles. El resultado es que el individuo se siente a sí mismo, que tiene un «valor único».
Albert Ellis defendía la importancia de aceptarse a uno mismo por el mero hecho de estar vivo, ser humano y ser único, y no darse una calificación global ni dejarse influir por lo que los demás piensen de uno. [4]
En la psicología clínica y la psicología positiva, la autoaceptación se considera el requisito previo para que se produzca el cambio. Se puede conseguir dejando de criticar y solucionar los defectos de uno mismo, y aceptando que existan dentro de uno mismo. Es decir, tolerar que uno mismo sea imperfecto en algunas partes.
En el pasado, la práctica de la autoaceptación fue reprobada por los griegos. Sin embargo, la necesidad de conocer y comprender «el yo» acabó convirtiéndose en un punto importante y subyacente en varias teorías psicológicas, como: